martes, 7 de mayo de 2013

LOS MILAGROS DE JESUCRISTO


¡Venga Tu Reino!
Mayo 7 del 2013.
LOS MILAGROS DE JESUCRISTO
 

Muy apreciables, todos, en Jesucristo:

Me envió un ‘mail’ Don Fulano De Tal (le pongo así porque me pidió que omitiera su nombre, petición atendida), a la dirección electrónica de este blog, que es diosidencias@gmail.com y me hace dos preguntas: ¿por qué he nombrado el blog “De Milagros y Diosidencias”? y ¿por qué, si tiene ese nombre, nunca he escrito ni de Milagros ni de Diosidencias?  Y tiene razón el hombre, por lo cual le respondo con mucho gusto.

“De Milagros y Diosidencias” ha sido el nombre de un programa de ‘radio por Internet’, que me he dado el gusto de tener en más de una ocasión; una de ellas en: www.catholic.net.radio (que ya no existe), en donde grabábamos programas de una hora para ser retransmitidos en su página WEB o bien para acceso en ‘podcast’ (descargas para medios móviles).  De lo que hablábamos era precisamente de Milagros y de Diosidencias, de los que había realizado Nuestro Señor, de los de Santos, y de los que habían gozado personas invitadas a las grabaciones.

A mí me gusta mucho el tema de los Milagros, ya en mi libro El Demonio al Acecho del Mesías he comentado algunos de ellos; pero son muchos los que están narrados en Los Evangelios y todos tienen su enorme significado.  San Mateo narra 28 eventos, San Marcos 23, San Lucas 24 ocasiones y San Juan 9.  En total son 84, pero hay 15 que podríamos decir que están repetidos en los sinópticos, o sea, los tres los narran (por lo que hay que restar 30) y 4 en San Juan; por lo que quedan 50 Milagros de Jesucristo que pueden ser comentados en este espacio. 

Si pudiésemos clasificar los Milagros, diríamos que se engloban en cuatro ‘categorías’: Las Curaciones, Los Exorcismos, Las Resurrecciones (que no debiéramos llamarlas así, sino ‘vuelta a la vida’), y Los Contranaturales.  Así tendríamos a Cristo Jesús en toda su Divina Expresión; esto es, Cristo contra el Castigo del Pecado (que es la enfermedad), Cristo contra Satanás (que es el mal en presencia), Cristo Redentor del Hombre (como vencedor de la muerte) y Cristo Salvador del Mundo.

En este mundo que nos ha tocado vivir, en donde el texto en sí es más importante que el significado y el contexto, con mucho gusto me daré a la labor de comentar con ustedes cada semana un Milagro de Jesucristo; espero que sirvan mis opiniones y planteamientos, pues, finalmente, la única razón de este blog es “Solo por el gusto de proclamar El Evangelio.”


Suyo afectísimo

 

Antonio Garelli

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada